domingo, 16 de octubre de 2011

Gente tóxica


El que destila un odio visceral y se regodea con la humillación del otro, el que avasalla al semejante, el que busca manipular con mentiras, el que agrede innecesariamente y desvaloriza al otro para sentirse bien él, el que daña con intención sin jamás proponer una reparación, el que incomoda con sus imposturas, el envidioso de todo lo ajeno, entre otros.
Se sabe que de seres nocivos está lleno el mundo, ya lo poetizó Antonio Machado con su "mala gente que camina y va apestando la tierra".Las personas "tóxicas" influyen en la salud tanto física como psíquica del otro. Por eso es clave identificar los síntomas que una compañía nociva produce.
A esas personas se las controla quitándoles su poder, escapando de ellas o no permitiéndoles acceso a nuestra intimidad.
Si se debe convivir con ellas, en la familia o en el trabajo, hay que abstraerse mentalmente de su presencia y acciones.
Cuando surge un comentario o comportamiento "tóxico", simular que uno le presta atención cuando, en realidad, se esfuerza por desoírlo.
Al "tóxico" se lo neutraliza con amabilidad. Su afán por lastimar con comentarios o actos desagradables resulta estéril si él percibe que carece de efecto.
Focalizarse en las cosas positivas que uno tiene en la vida cuando se está cerca de una persona "tóxica". Es un ardid efectivo para superar los malos momentos.Estos son algunas sugerencias para sobrellevar a las personas tóxicas, la verdad ¿quién no las sufre o no las sufrió? lo díficil es cuando son muy pero muy allegados, uno quisiera dejar de pertencer pero no se puede! Uno puede tratar de escapar de un compañero de trabajo, de un jefe o un seudo amigo, pero de una madre, de un padre, de un hermano? En fin, ustedes sufrieron a este tipo de gente, pudieron evadirlos, neutralizarlos? quedan abiertas las historias y sugerencias.

12 comentarios:

Isabel dijo...

Yo suelo tener ese sexto sentido que me dice que una persona no es "trigo limpio", y los evito, aunque afortunadamente no me suele ocurrir.
Un beso

Alicia Seminara dijo...

Yo prefiero ni acordarme de las personas tóxicas pero te digo que es cierto, por experiencia, a ese tipo de personas las parás con amabilidad. Si te comportás igual que ellos, te queda la angustia a vos y te terminás enfermando.

Besos Elsa!

Betty dijo...

Si es alguien que puedes evitar, no hay mayores dramas, el problema es cuando es un integrante de la familia...

Besos!

Genín dijo...

Cuando detecto a alguien así me alejo enseguida, sea quién sea, familia o no...
Besitos y salud

Ricardo Miñana dijo...

En la vida hay de todo, gente honesta y gente que en su mente solo cultiva cizaña, por aquí encontré alguno.
que tengas un buen fin de semana.
un abrazo.

Rud dijo...

Estimada tía Elsa
Sé perfectamente a qué te refieres. El pasado 30 de junio escribí acerca de ese tipo de gente que se complace en “torturar” mentalmente a quienes tengan cerca.
Tienes razón: cuando el “tóxico” se percata que ha perdido influencia maligna cambia de táctica, o por lo menos vive un tiempo sin hacer daño.
No puedo contar una historia relacionada... Lo único que puedo decir es que hay que llenarse de mucho valor, paciencia, pensar lo más positivamente posible, trabajar mucho y contar con el apoyo de alguien incondicional para no enloquecer.
Un abrazo

Alicia dijo...

SI ES CIERTO ...ESTAS PERSONAS QUE TE QUITAN LAS GANAS DE TODO Y LAS ALEGRIAS LE ENCUENTRAN UN LADO MALO QUE NO TIENEN.....
TENGO MUCHAS TELAS Y LANAS Y MIL COSAS QUE TERMINAR...SE LO ENSEÑO A UNA PERSONA Y ME DICE.......
NO SE SI TENDRAS TIEMPO DE TERMINAR TODO ESTO......CUANTOS AÑOS PENSAS VIVIR
ME TIRO AL PISO...TE PONES A PENSAR COSAS QUE TE AMARGAN...DE ESO TENGO ALGUNA...
NO SE SI SE DICE TOXICA...O PODRIDA DIRECTAMENTE....
UN BESIN.

Verónica Marsá dijo...

Esa es la sensación que cada día, cada minuto y segundo, siento al vivir en mi país. Esa toxicidad ya se masca en el ambiente desde hace años. Sólo en Grecia me he sentido revestida de un halo de generosidad, bondad, honestidad y cariño. Debe ser por eso que vivir en España me parece siempre un paréntesis hasta que vuelva -volvamos- allá!

Un beso bien fuerte, Elsa.

Migue dijo...

La gente tóxica está cargada de negatividad,si está en tu entorno familiar, bien dices procurar contestar con gentileza, para no engancharte. Cuando pasa el tiempo, no hay lugar de tu casa que te deje en paz.Es que te satura completamente,quedando la alternativa de que se vaya, o te vayas tú, no hay otra... aunque sea una decisión difícil.Con alguien externo siempre es más fácil.

Un beso con abrazos Elsa.

RosaMaría dijo...

Mmm... menudo tema. El problema es cuando son allegados. Por más que intentes todos los trucos posibles, siempre te se estruja el corazón. Probaré alguno de tus trucos. Besos grandotes.

Manel Aljama dijo...

Aquí en España, la gente tóxica ocupa algunos canales de televisión. Claro que estos canales se mantienen gracias a espectadores que quizá estén bastante intoxicados...
La cosa llega a extremo inversómiles como por ejemplo, dar voz y publicidad a familia de delincuentes de crímenes horrendos mientras la familia de la víctima aún no se ha repuesto...
Por fortuna parece que el sentido común aún sobrevive y los anunciantes retiran sus avisos de este tipo de programas...
Un beso desde este lado

David C. dijo...

Sólo ellos pueden decidir cambiar su actitud, pero que difícil es sobrellevarlos.