martes, 24 de marzo de 2009

Esa clase de amor que no es amor

El amor es un sentimiento difícil de manejar en casos en los que el amor se confunde con otro tipo de sensaciones como la dependencia, es aquí donde ese amor sano y mágico puede terminar siendo una pesadilla.
Algunas personas poseen una forma particular de establecer sus vínculos afectivos. Se caracterizan por tener una imperiosa necesidad de asegurar la relación con la persona elegida y con un intenso temor a ser abandonadas.Tienen una apego excesivo, con actitudes de admiración, sumisión y por lo tanto de una “dependencia emocional exagerada”, necesitan confirmar permanentemente que al otro le importan, que los eligen.Son personas con un notable déficit en su autoestima. Llegan incluso a distorsionar su autovaloración ignorando sus valores positivos y maximizando los negativos. Como contrapartida sobrevaloran e idealizan a su pareja.Generalmente eligen personas narcisistas, despectivas y egoístas, lo que retroalimenta su temor y desvalorización, ya que este tipo de personas suelen manipular a “aquellos que se someten al poder de sus encantos”, sólo se aman a sí mismos. Pero contrariamente a lo que podría creerse, el que posee dependencia emocional tampoco ama, sino que sólo le importa asegurarse que no va a ser abandonado. Es decir que no establece un intercambio de afecto.
Pero, ¿cuáles pueden ser las causas de la dependencia emocional? Seguramente nos tenemos que remitir a la historia afectiva primaria.Estas personas no pueden quererse ni respetarse, debido a que no han sido queridos ni valorados adecuadamente por las personas significativas de su infancia. Tuvieron vínculos distantes y sobre todo ambivalentes donde si bien no han sido abandonados, tampoco fueron confirmados. Existe un momento en el crecimiento del niño normal en el que es el motivo de orgullo de sus padres: “His majesty the baby (su majestad el bebé, al decir de Freud). Sus logros son reconocidos y festejados. Es a través de ese espejo que devuelven los padres, que se va construyendo la estima. Se internaliza esos padres que sostienen y alientan (en las primeras etapas del recién nacido es fundamental en este sentido la función de la madre). Esto le va a otorgar la “capacidad para estar sólo”. En las personas dependientes emocionales hubo fallas en esa etapa: “el otro valorado tiene que estar siempre allí para sostener su imagen”. A lo largo de la vida asumen posiciones y eligen relaciones que los mantienen y confirman en ese lugar.
Al leer acerca de la dependencia emocional pensé con tristeza cuántas han sufridos esas carencia de afecto en su infancia y como lo pagan todo el resto de su vida, siendo inocentes.

10 comentarios:

bardinda dijo...

Muy buena entrada. Por desgracia existen demasiadas personas dependientes de esa clase de amor.

Un abrazo

RosaMaría dijo...

Y cada vez se verán más pues el desapego trae aparejado esos y más problemas. Muy inteligente tu aporte. TQ. Rosa

Helena dijo...

Pues si tia Elsa, pues sí...pero ¿sabes? nunca es tarde para rectificar. Un beso grande.

ISOL dijo...

Elsaquerida es así,se paga caro la mala infancia,pero en algun momento se llega al punto en que nace el amor porpio,la dignidad,el respeto por uno mismo,y en esos casos si se suelta el pasado se p0uede caminar hacia adelante y muy feliz,los que nunca lo logran son dignos de lastima y cariño por parte de todos,si está en nuestras manos ayudar debemos hacerlo,porque cuando eres libre y te amas se llega a ser tan feliz que la senda que quedó atrás francamente no importa!
Muy buena entrada mi querida amiga!
Asi que conoces Villa Nougués aqui entre nos un secretito:"mi abuela no era hija de los sirvientes,ellos la criaron con inmenso amor pero eran muy viejitos y nunca pudieron tner hijos,fué hija de una de las niñitas ricas y sus abuelos biologicos le permitieron a su joven madre que la regale a la servidumbre para que la vea crecer" cosas de la vida! la unica que queda viva de esas generaciones es mi abuela y es identica a todos ellos,lo peor es que es muy evidente que todos saben la erdad porque la trataron como tía,la hicieron recorrer toda su casa,y le pidieron que por favor vuelva cuando guste,es que si mi abu hace un ADN HEREDA gran parte de esa fortuna!al menos una casa!jejeje! pero mi abu dice que ella no quiere lo material que ella deseaba que su madre biologica antes de morir le dijera la verdad que se llevó a la tumba esta señora antes de morir pidió ver a mi abu!

tia elsa dijo...

Bardina: se puede tratar lo importante es pedir ayuda-
Rosamaría: lamentablemente hay mucha infancia abondonada, no sólo los pobres, tambièn de personas que no saben amar a los hijos.
Helena: pro supuesto que nunca es tarde, al contrario hay asociaciones que ayudan al respecto.
Querida Isol: que historia la de tu abuela, era común en aquélla época! Y ella que mujer maravillosa.

el ángel dijo...

muy interesante el post, y si, como ya dijeron otros, hay mucha gente dependiente de esa clase de amor, una pena
saludos!

PIER BIONNIVELLS dijo...

Si realmente existen muchos seres que son asi dependientes de esta clase de amor.. es algo que ellos no pueden evitar..
Gracias por este post guapa.
Que tengas un buen fin de semana.
Un abrazo.

Mami de Juampi, Donato Y Giulietta dijo...

Bueno, yo soy una persona emocionalmente dependiente... no al extremo, pero si, lo soy, necesito escuchar todo el tiempo que me quieren, y necesito encontrar seguridad en la otra persona, sea un amigo o mi marido!

Es que de chiquita no tuve demasiados abrasos y besos... debe ser eso.

Helen Maran dijo...

Feliz fin de semana amiga un abrazo Helen.

Ma. Antonieta dijo...

Hola, he intentado entrar en tu otro blog y lo has privatizado...!!! está bien, razones tendrás y te respeto.
Solo queria decirte que para mí, que he vivido varios amores tortuosos, el verdadero amor se experimenta cuando uno pare un hijo, todo lo demas es finito y un poquito ingrato!!